SINEWS en un centro de referencia para el tratamiento de ludopatía en Madrid gracias a su equipo de profesionales expertos en psicoterapia de adicciones sin sustancia.

¿Cómo saber en qué momento una conducta que la mayoría de las personas practica, como comprar, jugar a juegos de azar o utilizar internet se ha convertido en una adicción?
Son dos los elementos que definen a una adicción: la Pérdida de Control y la Dependencia.
  • La pérdida de control significa que el individuo no puede abandonar el hábito por sus propios medios, a pesar de habérselo propuesto en varias ocasiones y de ser consciente del daño que su conducta le está haciendo a sí mismo y a sus seres queridos.
  • La dependencia se manifiesta en una necesidad creciente del hábito que secuestra cada vez más tiempo, más energía mental, más dinero y va comiendo terreno a otras necesidades, incluso a las que eran prioritarias para la persona afectada (familia, trabajo...).

La adicción se va desarrollando poco a poco sin que la persona afectada sea consciente inicialmente. Krych describió magistralmente las distintas fases de desarrollo de la adicción (Abnormal consumer behaviour: a model of addictive behaviour, 1989):
  • 1º. La actividad resulta placentera
  • 2º. Se piensa cada vez más en la actividad cuando no se está realizando
  • 3º. La actividad se realiza cada vez de forma más frecuente y la persona pierde interés progresivamente por otras actividades que anteriormente también eran satisfactorias
  • 4º. El afectado tiende a quitarle importancia a su interés por esa actividad
  • 5º. Experimenta un intenso deseo periódico de llevar a cabo la actividad
  • 6º. Se mantiene la conducta a pesar de las consecuencias negativas crecientes. La persona se justifica e intenta convencer a los demás debido a que es incapaz de ver la realidad
  • 7º. A medida que las consecuencias negativas aumentan, el afectado comienza a darse cuenta y realiza intentos por si mismo de auto-controlarse
  • 8º. Aquí, lo que mantiene la actividad ya no sólo es placer que produce, sino el alivio del malestar. Este alivio es cada vez de menor intensidad y más breve
  • 9º. El afectado tiene cada vez menos capacidad para afrontar las emociones negativas y frustraciones del día a día. El estado de estrés se agudiza y la actividad adictiva se convierte en la única vía para ESCAPAR del estrés
  • 10º. La conducta adictiva se agrava y una crisis externa (una ruptura de pareja, el descubrimiento de una gran deuda, un despido, etc.) lleva a la persona y/o a la familia a buscar tratamiento.

Ludopatía o adicción al juego
Cuando una persona comienza a jugar más dinero del que tenía planeado, prefiere jugar solo, acude a los lugares de juego para intentar recuperar el dinero perdido y empieza a mentir, podemos decir que se está acercando a la ludopatía y probablemente necesite de ludopatía tratamiento.
En seguida aparecen importantes perjuicios en distintos ámbitos de la vida:
  • En el área personal el individuo se encuentra estresado, triste, ansioso, irritable y con baja autoestima. El sentimiento de culpa por el gasto excesivo de dinero y posteriormente las deudas llevan a necesitar mentir a la familia, amigos, jefes...
  • En el trabajo el rendimiento empeora por los constantes pensamientos entorno al juego, aparecen las faltas injustificadas o incluso abandonos del puesto de trabajo. Aunque no siempre ocurre, no es infrecuente el despido por incumplimiento o por robo.
  • La familia sufre especialmente las consecuencias de la adicción al juego. Al deterioro de la economía se suma una pérdida importante de confianza (tras mentiras, pequeños hurtos, promesas incumplidas...). La persona afectada no atiende ni se responsabiliza de forma adecuada de la pareja, hijos, padres y la culpa le lleva a distanciarse.

El ludopatía tratamiento psicológico tiene los siguientes objetivos:
  • Recuperar el auto-control sobre su conducta de juego (reducir al máximo el impulso o excitación).
  • Construir un nuevo estilo de vida que resulte satisfactorio sin el juego.
  • Desarrollar estrategias adecuadas para afrontar los problemas (también los económicos) sin recurrir al juego.
  • Descubrir el funcionamiento real y racional de los juegos de azar (como las máquinas recreativas, el bingo, juegos de casino etc.) y el mecanismo por el que han causado la adicción.

El papel de la familia durante todo el proceso de ludopatía tratamiento es fundamental. Aportan información muy valiosa sobre el problema desde un punto de vista más objetivo. Por otro lado, escuchar sus inquietudes, preocupaciones y desconfianza y enseñarles que todo ello es normal y ayudarles con algunas pautas, favorece un ambiente familiar más tranquilo e idóneo para la ludopatía tratamiento.

OTRAS ADICCIONES SIN SUSTANCIA:
  • La adicción al Trabajo supone una implicación excesiva y desadaptativa en la actividad laboral y una pérdida de control respecto a los límites del trabajo. Este nivel de dedicación “obsesivo” provoca un deterioro de las relaciones familiares y sociales y suele afectar a la salud a consecuencia del estrés físico, la falta de descanso y el frecuente consumo excesivo de alcohol o estimulantes. El tratamiento psicológico se dirige a construir un estilo de vida equilibrado en el que a la satisfacción laboral se añadan el bienestar personal, familiar y social.
  • La adicción a las Compras se define como un impulso incontrolable por adquirir objetos deseados. La satisfacción procede del acto de comprar más que de lo comprado (suelen ser cosas superfluas, no necesarias realmente). El nivel de consumo rompe la estabilidad económica dando lugar a deudas, deterioro de las relaciones familiares, vivencias de culpa... Son frecuentes los problemas psicológicos: depresión, ansiedad o descontrol con la comida que ponen de manifiesto una baja autoestima e impulsividad. La ayuda psicológica servirá para definir la gravedad del problema, identificar sus causas y aprender a recuperar el control.
  • La adicción al Sexo no es el resultado exclusivamente de un deseo elevado de actividad sexual, sino de la reducción del malestar personal a través del sexo, de ahí que se convierta en algo obsesivo, que la persona es incapaz de controlar. Entre las consecuencias negativas, la posibilidad de contagio o de abandono de la pareja además de los sentimientos de culpa, la vergüenza o la autoestima devaluada. El psicólogo puede ayudarnos a identificar y solucionar el malestar interno, satisfacer carencias o necesidades no cubiertas a través de estrategias saludables y conseguir así controlar la obsesión por el sexo.
  • La adicción a Internet y las Nuevas Tecnologías implica una cantidad de tiempo dedicado a esta actividad desproporcionado en relación al resto de actividades de tiempo libre y obligaciones que suele conducir a privarse de horas de sueño, descuidar actividades y relaciones importantes. Recibir continuamente quejas del entorno próximo, pensar en conectarse constantemente e intentar controlar el tiempo de conexión sin conseguirlo son signos inequívocos. El tratamiento psicológico es una herramienta útil para recuperar el equilibrio de nuestra vida.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto