Blog

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.

Falsos Mitos Sobre El Bilingüísmo

Publicado por en en Artículos y entrevistas
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 2672
  • Imprimir

En muchos países y en algunas regiones de España, el hecho de ser bilingüe, o de hablar incluso más de dos idiomas, se considera la norma. Pero en otras regiones de España, el aprendizaje de un segundo idioma es algo que ocurre con las nuevas generaciones, especialmente con el inglés, y muchos padres se preguntan si ésta es la mejor opción, ya que a veces pueden preocuparse por si el bilingüismo va a ser causa de un retraso en el desarrollo del lenguaje, o de si es recomendable si su hijo/a tiene alguna necesidad especial. Al mismo tiempo, se pueden preocupar por si su hijo estará enteramente capacitado para la vida laboral si sólo aprendiera un idioma.

 

En este artículo, vamos a desmontar algunos falsos mitos sobre el bilingüismo, y, basándonos en evidencia científica*, explicar por qué el bilingüismo, en todo caso, aporta beneficios en el desarrollo cognitivo de las personas.

 

Algunos falsos mitos sobre el bilingüismo son:

 

  1. El bilingüismo causa retraso del lenguaje. Existen estudios que demuestran que el desarrollo lingüístico es igual en todos los niños alrededor del mundo, independientemente de si están aprendiendo uno o varios idiomas, y de cuáles sean estos idiomas. Así sabemos que los niños son capaces de aprender dos idiomas simultáneamente, si ambos idiomas son enseñados y practicados dentro y/o fuera de la casa.
    Al igual que los niños monolingües, los niños bilingües pueden presentar un retraso en el lenguaje; pero está estudiado que la causa de este retraso no es el aprendizaje de dos idiomas, si no que esta dificultad seguramente estaría presente aunque solo estuviera aprendiendo un idioma.
  2. Si un niño bilingüe presenta retraso en el lenguaje, la intervención debe retrasarse. Aunque existan variaciones de 5-6 meses de diferencia, las primeras palabras deberían aparecer alrededor de los 12 meses. Alrededor de los 18-24 meses, los niños deberían decir combinaciones de dos palabras, y sobre los tres años, ser capaces de comunicar sus necesidades a través del lenguaje, con frases completas y comprensibles, aunque la pronunciación y gramática no sean perfectas.
    Esto es igual para niños bilingües y monolingües. Si tu hijo/a no está desarrollando su lenguaje a este ritmo, sea bilingüe o no, deberías de evaluar su capacidad auditiva, y consultar con un logopeda especializado en bilingüismo, para recibir un asesoramiento profesional y, si fuera necesario, comenzar con un tratamiento lo antes posible.
  3. Los niños con dificultades de aprendizaje no deberían aprender más de un idioma. Ya sea que tu hijo/a tenga un déficit cognitivo, un retraso en el desarrollo, o una dificultad de aprendizaje, el bilingüismo no le va a causar mayor retraso en su desarrollo cognitivo o de lenguaje. No hay evidencia científica que avale que abandonar uno de los dos idiomas que esté aprendiendo resuelva problemas en el desarrollo del lenguaje. Aún así, sí es cierto que, si se precisa de estimulación logopédica y hay que elegir entre varios idiomas, se apoyará la lengua mayoritaria del niño, siendo ésta la lengua en la que el niño se desenvuelve mejor, o la que más escucha (si aún no habla), ya sea la lengua de la comunidad en la que vive, en la que hablan sus padres, o en la que esté escolarizado.
    Pongamos el ejemplo de un niño con retraso de lenguaje, de padres pakistaníes (que saben hablar inglés), que crece en España y va a un colegio británico. Este niño debería recibir terapia logopédica en inglés, y, a ser posible, un apoyo adicional en casa por parte de los padres en este idioma, ya que es el idioma del que más estimulación recibe durante el día. Aún así, no será necesario que los padres dejen de comunicarse completamente con el niño en urdu, si este es su idioma nativo, y no habrá problema si algunos compañeros en el recreo le hablan en español.
    Será importante siempre evaluar cada caso en concreto, y a partir de ahí, determinar pautas de los siguientes pasos a seguir, ya que el tratamiento puede variar de un paciente a otro.

  4. El bilingüismo dificulta el aprendizaje de la lectoescritura.** Los estudios han demostrado que el aprendizaje de la lectoescritura en dos idiomas es mejor que en un idioma solo. Esto es porque las habilidades cognitivas desarrolladas para cada uno de los idiomas se transfieren al otro idioma, causando incluso más facilidad para los lectores bilingües. Es importante aclarar que los niños necesitarán la enseñanza y práctica de cada uno de los idiomas a aprender, y que cuanto mejor sea su nivel oral en un idioma, mayor facilidad tendrán para aprender a leerlo. 

 

Habiendo desmontado estos mitos sobre el bilingüismo, conviene continuar recalcando que no hay una manera correcta de introducir un segundo idioma: se puede hacer desde el nacimiento o enseñar a posteriori. Sin embargo, la lengua que hable la comunidad donde crece nuestro hijo, la mayoritaria, nunca se verá disminuida por el aprendizaje de una lengua minoritaria, pero la lengua minoritaria sí se puede ver disminuida por la lengua mayoritaria, por lo que es importante dar un apoyo especial y continuo a la minoritaria.

Si, por ejemplo, vivimos en España y nuestra hija aprende francés con una cuidadora de los 2 a los 4 años, a la vez que aprende castellano, porque es el idioma de los padres y de su comunidad. Si a partir de los 5 años deja de tener un apoyo en francés, que sería su lengua minoritaria, probablemente olvidará el francés pronto, pero continuará hablando en castellano, la lengua mayoritaria.

 

En conclusión, la calidad y la cantidad del lenguaje recibido afectarán directamente al aprendizaje de uno o varios idiomas. Un lenguaje de alta calidad incluirá comunicación directa hacia el niño y observación de otras personas interactuando en un idioma, y la cantidad será el tiempo en el que el niño está expuesto a cada idioma.

Con estimulación y apoyo adecuados, conseguiremos que nuestros hijos e hijas sean capaces de aprender varios idiomas y de crecer y desenvolverse con plenitud en un mundo cada vez más bilingüe y multicultural.

 

* Si quieres continuar informándote sobre bilingüismo y educación, y conocer estudios científicos sobre éste, te recomiendo los libros “Consigue que tu hijo sea bilingüe”, de Bárbara Zurer Pearson, y “El cerebro bilingüe: La neurociencia del lenguaje”, de Albert Costa.

 

**Si quieres saber más sobre bilingüismo y lectoescritura, no te pierdas nuestro artículo “Desarrollo de la lectoescritura e identificación de dificultades en niños bilingües”, escrito por mi compañera Clara Blázquez Booth. 

https://www.sinews.es/es/easyblog/entry/desarrollo-de-la-lectoescritura-e-identificacion-de-dificultades-en-ninos-bilinguees.html

URL de las referencias para esta entrada

El presente Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web así como para analizar el tráfico web de la misma.

Para continuar navegando es necesario aceptar expresamente la Política de Cookies que puedes consultar haciendo clic aquí

Acepto