Desde que tenemos memoria el ser humanos se ha agrupado en entidades sociales, lo que le ha permitido defenderse, reproducirse, aprender y relacionarse con el medio. La sociedad y la cultura son aspectos fundamentales de la identidad humana. La interacción social va más allá de la mera transmisión genética, se enriquece en la comunicación y cooperación entre sus integrantes, lo que le permite transmitir conocimientos y comportamientos a través del aprendizaje, es así como se forma la cultura.

Culturalmente la interacción social se da bajo el manto del:

  • estrecho contacto físico, quedadas para ir al cine, a comer o a pasear
  • cumpleaños celebrados en casas o lugares especiales, rodeados de mucha gente
  • fiestas para celebrar casamientos, navidades
  • tradiciones pasadas de generación en generación.

Todas ellas tienen en común la acumulación de personas en espacios cerrados o abiertos, con interacciones cercanas.

Sin embargo, todo ha debido cambiar desde marzo del año pasado cuando para prevenir la propagación del COVID-19 tuvimos que levantar un muro a nuestro alrededor distanciándonos de todos los que están a nuestro alrededor. Para los adultos no ha sido fácil adaptarnos a las nuevas restricciones de alejarnos de todos aquellos a nuestro alrededor. Aun comprendiendo las implicaciones, nos es difícil deshabituarnos a toda una vida de interacción social para adquirir nuevos hábitos adaptados a las necesidades actuales. Si ha sido extremadamente difícil para los adultos…

¿Te imaginas lo difícil que ha sido para los adolescentes y niñ@s?

En el caso de los adolescentes, sus principales referencias vienen de la interacción social con sus iguales en un momento vital donde busca independizarse de los padres para formar parte del grupo. Es propio de la edad que busquen constantemente la aprobación del otro, que quieran salir juntos para compartir experiencias, o que incluso se adentren en relaciones interpersonales más profundas. Por otro lado los más peques  procuran de manera natural el contacto físico a través de los abrazos los besos o incluso a través del juego (como el pilla pilla), por lo que no es sencillo explicarles que deben mantener la distancia de sus compañeros, que no pueden ir a visitar a los abuelos o que no puede tocar las superficies.

El aislamiento social trae como consecuencia afecciones en la salud mental, entre ellas la más importante es la sensación de soledad. Este sentimiento mantenido por largos periodos de tiempo puede conllevar a la aparición de trastornos mentales graves en niñ@s y adolescentes como la depresión o ansiedad. En un estudio realizado por la Doctora María Loades, del departamento de Psicología de la Universidad de Bath, indica que las implicaciones de la soledad causada por el confinamiento durante el COVID-19 no serán medibles hasta dentro de diez o veinte años. Sin embargo, ella confirma que es la prolongación del confinamiento y por ende la soledad, más que la intensidad del mismo lo que suele tener mayor impacto en la aparición de depresión en niñ@s y adolescentes.

El confinamiento ha tenido consecuencias positivas y negativas, a pesar de que la mayor parte de los estudios se enfoquen en las posibles repercusiones negativas que puedan tener el aislamiento social, los estudios cualitativos indican que el tiempo de compartir en familia ha incrementado fortaleciendo del vínculo familiar. Se ha puesto énfasis en interacciones con mascotas y actividades de autocuidado que contribuyen a lidiar con las consecuencias psicológicas de la pandemia. Aunque consideremos que no podemos hacer nada para compensar el aislamiento social autoimpuesto, la verdad es que hoy en día, en contraposición a hace cien años cuando se registró la última pandemia, la sociedad ha creado mecanismos de comunicación digital que permite acercar a todos aquellos que están lejos.

Para ayudar a nuestros hijos a lidiar con el imperioso sentimiento de la soledad es fundamental hacer cuatro cosas básicas:

  • Hablar con nuestros hijos, bien sea a través de una conversación o con los mas pequeños empleando herramientas gráficas, debemos abrir canales de comunicación amplios que generen un ambiente de seguridad emocional para que nuestros hij@s puedan expresar lo que están sintiendo. Esto les brinda la oportunidad de exteriorizar esos sentimientos y buscar posibles soluciones para lidiar con esas emociones.
  • Ser conscientes de nuestras emociones, esto nos permite actuar en vez de reaccionar a consecuencia. Como padres no podemos pedirles a nuestros hij@s que aprendan a lidiar con sus emociones si no sabemos nosotros como lidiar con ellas. El primer paso es identificar la emoción que sentimos, luego debemos entender por que las estamos sintiendo, para finalmente conseguir una manera de lidiar con ella. Esta practica nos permitirá dirigir nuestras emociones sin afectar a aquellos que más queremos.
  • Mantener una rutina, los horarios y las rutinas brindan estructura y estabilidad al día a día, permitiéndonos establecer momentos específicos para trabajar, comer o descansar. Mantener hábitos que acompañen a nuestra rutina como vestirnos, bañarnos, cepillarnos los dientes, comer a horas o dormir ayudan a nuestro organismo a mantener un equilibrio biológico y por tanto emocional.
  • Mantener hábitos de sueño saludables, nuestro cuerpo necesita un periodo de recuperación luego del gasto energético diario. Durante este periodo de tiempo le damos un respiro a nuestro cerebro para que pueda regenerarse de manera automática. Vaciando nuestra mente al descansar podemos usarla de nuevo al día siguiente con su máximo potencial. Por eso es importante cuidar nuestros hábitos de sueño y los rituales que lo acompañan, su alteración puede conllevar a problemas de atención, alteraciones del estado de animo, falta de memoria, entre otras.

Ahora bien, una vez que sabemos los cuatro aspectos fundamentales que debemos conservar para mantener en equilibrio una buena salud mental, no podemos olvidarnos que esto no sustituye el contacto social en lo más mínimo. Por esta razón, debemos ser creativos al momento de conseguir estrategias que nos ayuden a combatir ese aislamiento con los niñ@s y adolescentes.

Aquí os dejo algunas sugerencias para que podáis hacer con vuestros hij@s:

  • Programe realizar una actividad física con vuestros hij@s dentro de casa o fuera. Pueden practicar Yoga que contribuye a la relajación, una clase de Zumba para hacer ejercicios o dar un paseo por el bosque para respirar aire fresco y cambiar de ambiente.
  • Juegue con sus hij@s, descubra sus intereses preferiblemente alejado de las pantallas o consolas, pero que sean acordes a las edades de sus hij@s. Durante el tiempo de juego, sobretodo en los niñ@s pequeños, desarrollan sus habilidades de comunicación e interacción social. A los adolescentes les permiten construir recuerdos con sus padres alrededor de momentos lúdicos y estimulantes. Asimismo, a través del juego se estimula la creatividad y la solución de problemas, apoyando de manera imperceptible el desarrollo del ser humano.
  • Organice tardes de juegos en compañía de compañeros de clases donde los niños puedan interactuar con sus iguales a través de la pantalla. Esto les permitirá tener un momento de diversión en compañía de aquellos de los que se encuentra más alejado en este momento.
  • Invitemos a cenar a los abuelos, las bondades de la tecnología nos permiten conectarnos a través de nuestras pantallas en una cena donde nos podemos poner de acuerdo para cocinar lo mismo que los abuelos y compartir un momento en familia a pesar de que sea a través de una pantalla.
  • Poner un limite al uso de las pantallas especialmente si están recibiendo clases online, el uso de las pantallas es altamente adictivo y conlleva a la aparición de problemas mentales. Es importante no exceder ese limite diario, sobretodo en adolescentes no debería exceder a las dos horas (una hora cuando esta en clases online).
  • Mantengamos una actitud positiva, a pesar de las dificultades de esta manera debemos limitar el acceso que tienen nuestros hij@s a las noticias que generan mayor incertidumbre y ansiedad. Incentive la ocurrencia de momentos que propicien el buen humor y la alegría, una guerra de cosquillas, la hora de la comedia donde cada quien tiene que contar un chiste, o el karaoke al azar. El humor es fundamental para mantener una actitud positiva.
  • Expresarle a nuestros seres queridos lo que sentimos por ellos, muchas veces damos por sentado que nuestros seres queridos saben lo importante que son para nosotros. Sin embargo, en momentos como los que estamos viviendo no esta de mas recordárselos e incluso darle las gracias por el rol que representan en nuestras vidas.
  • Motive a sus hij@s adolescentes a que aprendan una nueva habilidad en compañía de sus amigos, pueden trabajar por un proyecto en común y compartir sus impresiones sobre el aprendizaje de esta nueva habilidad o hobbies. Pueden aprender a dibujar con acuarela, a hacer caricaturas, tejer, hay múltiples opciones disponibles donde pueden compartir las fuentes de aprendizaje y fortalecer la habilidad que desean aprender.
  • Actué como modelo de sus hij@s, los niñ@s copian todo lo que hacemos sobretodo los mas pequeños. Por esa razón, es fundamental que seamos ejemplo de nuestros hijos. Bien sea en el uso de la pantalla, en las rutinas diarias o en el manejo de las emociones si nosotros damos un buen ejemplo esto contribuye de manera directa sobre el bienestar de nuestros hijos.

Ahora que te hemos dado algunas estrategias para lidiar con el aislamiento social, escoge alguna y disponte a hacerla, veras que te sentirás mejor. Recuerda vive un momento a la vez sacándole el máximo provecho posible.

Referencias:

Impact of children’s loneliness today could manifest in depression for years to come.
Recuperado de: https://www.sciencedaily.com/releases/2020/05/200531200333.htm

Cómo mantener nuestras relaciones mientras estamos en aislamiento.
Recuperado de: https://www.psychologytoday.com/es/blog/como-mantener-nuestras-relaciones-mientras-estamos-en-aislamiento

Coronavirus: how to help children through isolation and lockdown.
Recuperado en: https://theconversation.com/coronavirus-how-to-help-children-through-isolation-and-lockdown-133990

Departamento Psicológico, Psicoterapéutico y Coaching
Carmen Irene de Lisa Marques
Psicóloga
Niños, adolescentes y adultos
Idiomas de trabajo: Español, inglés y portugués
Ver su Curriculum