Study Coaching en Sinews

Study Coaching en Sinews

¿El comienzo del curso académico se le está haciendo cuesta arriba a tu hijo/a? Es normal que los estudios sean una fuente de estrés debido a una gran variedad de razones. Nuestro Psicólogo Educativo y nuestro Study Coach explica cómo incorporar sesiones de Study Coaching en la rutina de los estudiantes puede ser una manera estupenda no solo de responder a las demandas de los estudios sino también de prosperar en ellos.

¿Qué es el Study Coaching?

Study Coaching es un trabajo colaborativo que se centra en el proceso de aprendizaje. Cualquier estudiante, de manera conjunta con el coach profesional, puede examinar sus estilos de aprendizaje, hábitos de trabajo así como dificultades y barreras actuales para el éxito académico.

El Study Coach y el estudiante trabajan en equipo y ponen en marcha estrategias más efectivas junto con metas personales en el área académica y de aprendizaje.

El objetivo del Study Coach is promover la conciencia sobre lo que supone alcanzar un buen rendimiento académico y asentarlo todo con nuevas estrategias.

¿Cómo el Study Coach puede ayudar a los estudiantes?

El Study Coach ayuda a los estudiantes a averiguar qué les está impidiendo lograr un adecuado rendimiento académico. Este proceso implica sesiones individuales junto a talleres específicos en pequeño grupo diseñados para responder a las necesidades de cada estudiante. El Study Coach trabaja conjuntamente con el estudiante a través de un proceso de descubrimiento de las propias fortalezas y áreas de mejora para así, ofrecerle orientación y guía de cara a crear un plan personalizado de estudios que sea exitoso.

Otro componente importante del Study Coaching es ayudar a los estudiantes a comprender cómo el uso que hacen de su tiempo y  sus capacidades de organización tienen un impacto directo en el rendimiento académico. En el proceso de coaching también es importante entrenar al estudiante en una serie de técnicas de estudio como comprensión lectora, desarrollo de estrategias eficaces de escritura y redacción, toma y revisión de apuntes, preparación para los exámenes, manejo de la situación de examen, y otras.

¿Quién puede beneficiarse del Study Coaching?

Cualquier estudiante de cualquier edad y nivel puede beneficiarse del Study Coaching. Desde alumnos de los últimos cursos de primaria donde ya es necesario adquirir hábitos básicos de organización y estudio, hasta estudiantes de universidad que sientan que necesitan una guía para mejorar su rendimiento o que precisan de estrategias para alcanzar niveles óptimos de motivación y un mejor rendimiento en sus estudios. En ocasiones, una falta de herramientas y estrategias resulta en dificultades relacionadas con ansiedad y elevados niveles de estrés. En estos casos el Study Coach ayuda al estudiante a establecer prioridades, a organizarse eficazmente y a optimizar el tiempo dedicado al estudio.

¿Cómo puede el Study Coaching ayudar a los estudiantes con dificultades de aprendizaje?

Debido a la naturaleza de muchas de las dificultades para el aprendizaje, éste puede ser irregular en el tiempo.

Tanto si una persona experimenta discapacidad visual o auditiva, TDA o TDAH, trastornos del aprendizaje, problemas agudos o crónicos de salud, o incluso condiciones asociadas a salud mental, hay momentos en los que los estudiantes son más susceptibles de tener dificultades para desarrollar estrategias y habilidades básicas de razonamiento, solución de problemas, y de rendir a un nivel adecuado.

Es durante este tiempo cuando se pueden generar lo que luego aparecen como retrasos en el aprendizaje y en el funcionamiento. El Study Coach puede ayudar a estos estudiantes a adquirir habilidades básicas de estudio y a convertirse en estudiantes más funcionales e independientes superando las barreras y dificultades propias de cada condición.

¿Puedo beneficiarme YO de Study Coaching?

¡Claro que si! Para contratar nuestros servicios solo has de contactarnos llamando al 917001979 o escribir un correo a info@sinews.es.

Sinews MTI
Instituto de Terapia Multilingüe
Psicología, Psiquiatría, Logopedia
Cita en la Clínica

Nos gustan los cuentos: Perdido y encontrado

Nos gustan los cuentos: Perdido y encontrado

Nos gustan los cuentos: Perdido y encontrado

Continuamos la sección del Blog de SINEWS dedicada a comentar cuentos infantiles con nuestra segunda lectura.

Perdido y Encontrado

En este maravilloso cuento, Oliver Jeffers nos cuenta la historia de un niño que encuentra un pingüino en la puerta de su casa. El pingüino parece triste, por lo que el niño interpreta que se ha perdido.

Nuestro niño se decide a ayudarlo e inicia una afanosa búsqueda sobre la procedencia del pingüino: va a la oficina de objetos perdidos, pregunta a los pájaros, a su patito… sin embargo no encuentra respuestas.

¡Finalmente el niño averigua que los pingüinos vienen del Polo Sur! Prepara un bote con todo lo necesario para él y el pingüino y rema durante días y noches en un largo viaje que les llevará al hogar del pingüino. En este recorrido, el niño cuenta historias a las que el pingüino se muestra muy atento.

Cuando llegan al Polo Sur, el niño está feliz pero el pingüino parece cada vez más triste. Se despiden y cuando el niño rema de vuelta a casa, cae en la cuenta de que el pingüino no estaba perdido, sino que se encontraba solo y esto le hacía sentirse triste. Así que decide volver a buscarle y ofrecerle su amistad.

En este precioso cuento con bonitas y cuidadas ilustraciones, el autor nos habla fundamentalmente de la amistad, la necesidad de sentirnos acompañados por el otro y de la soledad. El niño interpreta que el pingüino se ha perdido, pero en realidad éste se siente solo, por lo que busca la compañía del niño y le sigue a todas partes. El tiempo que pasan juntos en la barca, el pingüino presta atención a las historias que le cuenta el niño, disfrutando de su compañía, su amistad y su cuidado, y es en la despedida final cuando más triste se siente.

En esta historia no solo encontramos los momentos de “perdido” y “encontrado”, sino que en realidad hay varios momentos importantes: el encuentro inicial entre ambos, el principio de su relación de amistad, la búsqueda del origen del pingüino y todos los momentos que pasan juntos, la despedida final y el reencuentro que forjará su amistad.

En Perdido y Encontrado se pone de manifiesto la importancia de la compañía del otro, tanto para no sentirse solo como para abandonar la soledad. La amistad, el cuidado que conlleva y sentirnos acompañados son fundamentales para mantener nuestro bienestar emocional. Aunque todos necesitamos de la interacción con el otro, las relaciones interpersonales en el caso de los niños son fundamentales para el desarrollo de su ´yo´: aprenden valores tan importantes como la lealtad, la fidelidad, la competitividad sana, el amor, la amistad… fundamentales en su desarrollo emocional y como sujetos sociales.

Una lectura más a fondo de este cuento también puede llevarnos a pensar que en ocasiones ofrecemos a los demás múltiples soluciones a sus problemas cuando en realidad lo que verdaderamente necesitan es sentirse acompañados, que estemos a su lado y puedan contar con nuestro apoyo.

Y para terminar, me gustaría incidir en la belleza de sus ilustraciones, que pudiendo parecer simples en un vistazo inicial, están llenas de colores e intensos contrastes que junto con el texto, nos transportan al mismo Polo Sur escuchando el sonido de las olas.

Espero que tanto vuestros niños como vosotros disfrutéis de esta maravillosa historia de amistad.

  • Nº de páginas: 32 págs.
  • Editorial: Harper Collins
  • Lengua: Castellano
  • ISBN: 9788494347665
  • Apto para: 3-7 años

Sinews MTI
Instituto de Terapia Multilingüe
Psicología, Psiquiatría, Logopedia
Cita en la Clínica

Stottern - Fragen und Antworten rund um das Thema

Stottern - Fragen und Antworten rund um das Thema

Gibt es jemanden in ihrer Familie oder Freundeskreis der stottert, oder sind Sie sogar selbst betroffen und möchten etwas mehr zum Thema erfahren?

Definition

Etwas sagen wollen es aber nicht fließend aussprechen können.

Beim Stottern ist der Redefluss unterbrochen und diese Unterbrechung äußert sich in Blockaden, Wiederholungen oder Dehnungen.

  • Als Wiederholung von Lauten, Silben oder Wörtern (z.B.: w-w-w-warum?)
  • Als lautloses Pressen von Anfangsbuchstaben (z.B.: Ich heiße B——-ernd.)
  • Als Langziehen einzelner Laute (z.B.: Laaaaass mich doch iiiiiiin Ruhe.)

Die betroffene Person weiß genau was sie sagen möchte, kann es aber nicht ohne Sprechstörungen herausbringen.

Stottern ist ein absolut individuelles Phänomen, das zu einer körperlich bedingten Sprechbehinderung zählt und kann je nach Gefühlslage und Verfassung des betroffenen Menschen schwanken.

Diese Sprechbehinderung kann gemeinsam mit anderen Auffälligkeiten auftreten, den sogenannten Begleitsymptomen, wie auffällige Verkrampfungen der Gesichtsmuskulatur, zusätzliche Körperbewegungen beim Sprechen, sowie vermehrtes Schwitzen oder eine veränderte Atmung.

Häufig werden auch Ängste vor Sprechsituationen entwickelt.

Auf das eigene Stottern reagieren Betroffene oft mit einem Vermeidungsverhalten oder der Taktik des Verschleierns. Beim Erstgenannten wird das Sprechen an sich weitgehend gemieden, was bis zu einem totalen gesellschaftlichen Rückzug führen kann. Beim Verschleiern werden zum Beispiel Füllwörter genutzt, um das Stottern zu umgehen. Oftmals werden während des Sprechens auch blitzschnell „schwierige“ Wörter gegen andere Begriffe getauscht, damit der Gesprächspartner das Stottern nicht bemerkt.

Was ist die Ursache des Stotterns?

Die genauen Ursachen von Stottern sind bisher noch nicht ausreichend erforscht.

Man geht davon aus das die meisten stotternden Menschen vermutlich eine Veranlagung zum Stottern haben, zu dem dann auslösende und aufrechterhaltende Faktoren dazukommen. Stottern entsteht in einer Zeit, in der sich das Kind körperlich, geistig, emotional und sprachlich am schnellsten entwickelt. Bei der Entstehung spielen daher, Einflüsse aus der körperlichen, psychischen, sprachlichen und sozialen Ebene eine Rolle.

In der weiteren Entwicklung des Stotterns wächst die Anstrengung beim Sprechen und das Kind versucht, Stottern zu vermeiden. Es können negative Gefühle und Einstellungen gegenüber dem Sprechen entstehen. Teufelskreise aus Angst und Vermeidung sowie aus Anstrengung und Frustration erhalten dann das Stottern aufrecht oder verstärken es noch. Das Stottern automatisiert sich zunehmend und kann umso schwerer wieder verändert werden, je länger es andauert.

In welchem Alter beginnt Stottern und wie viele Menschen sind betroffen?

Das Stottern beginnt meist im Alter zwischen zwei und fünf Jahren, kann jedoch auch noch später auftreten. Normalerweise hat das Kind zuvor bereits eine Zeit lang flüssig gesprochen.

Im Verhältnis stottern etwa doppelt so viele Jungen wie Mädchen. Mädchen verlieren das Stottern häufiger wieder, wodurch das Verhältnis auf 5:1 anwächst. Generell tritt Stottern in allen Kulturen auf. Es gibt 4.000 Jahre alte Schriftstücke, die von stotternden Menschen zeugen.

Bei Erwachsenen schätzt man, dass ca. ein Prozent der Bevölkerung stottert.

Beruht Stottern auf psychischen Problemen?

Nein. Stotternde Kinder und ihre Eltern unterscheiden sich in ihrer Persönlichkeit und ihrem Umgang miteinander nicht von den übrigen Familien.

Stotternde Menschen haben keine typische Persönlichkeit oder Charakter der dieses ausmacht.

Sie sind nicht nervöser, ängstlicher oder gehemmter als normal sprechende, nur weil sie stottern und sind auch nicht weniger intelligent. Diese Art der Vorurteile sind in der Bevölkerung leider immer noch sehr verbreitet. Stottern ist eine Störung des Sprechablaufs. Allerdings können sich die Gefühlslage eines Menschen und das Stottern in hohem Maße gegenseitig beeinflussen.

Kann Stottern vererbt werden?

Bislang konnte die Frage warum manche Menschen stottern und andere wiederum nicht, nicht genau beantwortet werden. US Forscher sind der Auflösung allerdings vor kurzem etwas nähergekommen. Die neue Entdeckung stützt die Theorie, das Stottern erblich bedingt ist und dass es somit einen genetischen Auslöser gibt. Die Forscher fanden durch Genom – Analysen 3 Gene die dabei eine Rolle spielen.

Können Eltern das Stottern ihres Kindes verursacht haben?

Man geht nicht davon aus. Stottern entsteht aus dem Zusammenspiel dreier Einflussbereiche: Einer Veranlagung zum Stottern, einem Auslöser, der das Stottern auftreten lassen kann, und aufrechterhaltenden Bedingungen, die dafür sorgen, dass das Stottern bestehen bleibt und sich weiterentwickelt.

Es geht viel mehr also um die diversen Faktoren die die Entstehung des Stotterns beeinflussen als um eine genaue Verursachung dessen.

Wie die neusten Forschungen zeigen, spielt eine genetische Veranlagung eine entscheidende Rolle. Die Studie zeigt das es biologische Ursachen hat und wir somit den Eltern das Schuldgefühl nehmen.

Welche Auswirkungen hat Stottern auf das Leben der stotternden Menschen?

Leider entwickeln Kinder schon im frühen Alter, bedingt durch die Reaktionen ihrer Umgebung ein Störungsbewusstsein, das sie häufig stärker belastet als das eigentliche Stottern. Die meisten stotternden Menschen vermeiden Wörter oder Situationen, bei denen sie fürchten, stottern zu müssen. Alltägliche Situationen, wie der Kauf einer Fahrkarte, können daher ein großes Problem darstellen. Freunde und Freizeitaktivitäten werden somit nicht nach den tatsächlichen Wünschen ausgewählt, sondern danach, wenig sprechen zu müssen. Negative Reaktionen der Mitmenschen wie Hohn, Ablehnung, Mitleid und Verlegenheit können den sozialen Rückzug fördern. In Schule, Ausbildung, Beruf und in den Medien werden stotternde Menschen immer noch diskriminiert.

Wie sollte man als Zuhörer auf Stottern reagieren?

Logischerweise ist es am Besten, wenn man sich einfach ganz normal Verhält, Blickkontakt halten, ausreden lassen und keine Wörter vorzeitig ergänzen. Das wirkt demütigend. Verkneifen Sie sich gutes Zureden wie «nur ruhig» oder «hol tief Luft». Das hilft nicht. Ein gelassenes Zuhören kann die Situation aber entspannen. Man muss dazu nur etwas mehr Zeit aufbringen.

Was tun, wenn das Stottern in der Schule zum Problem wird?

Die Schulzeit kann sehr belastend sein. Abgesehen von der sozialen Ausgrenzung der Mitschüler und dem Hänseln, werden stotternde Schüler benachteiligt, wenn ihre Sprechbehinderung nicht ausreichend bei der Benotung mündlicher Leistungen berücksichtigt wird.

Lehrer wissen in der Regel nicht, dass Stottern eine Behinderung im rechtlichen Sinne ist. Die schulrechtlichen Regelungen sehen für Schüler mit Behinderungen einen Nachteilsausgleich vor. Dieser sollte auch im Fall Stottern eingefordert werden und kann darin bestehen, dass stotternde Schüler mehr Zeit in Prüfungen erhalten oder Alternativen zu mündlichen Leistungen angeboten bekommen.

Wie erfolgreich sind Stottertherapien und welche Behandlungsmöglichkeiten gibt es?

Die meisten Kinder verlieren das Stottern bis zur Pubertät wieder vollkommen. Bei welche Kindern und mit welcher Behandlungsmethode lässt sich jedoch nicht vorhersagen.

Fachleute sind sich allerdings einig, dass die Therapie umso aussichtsreicher ist, je früher eine qualifizierte Behandlung erfolgt.

Bei Erwachsenen kann die Sprechflüssigkeit sehr verbessert und ihr Stottern so kontrollieren werden, dass sie gut kommunizieren können. Für die meisten ist dies aber ein lebenslanger Prozess, der kontinuierliche Arbeit erfordert und bei dem mit Rückfällen gerechnet werden muss.

Es existieren zahlreiche, zum Teil recht unterschiedliche Therapieansätze. So kann mit Hilfe von Sprechtechniken ein flüssigeres Sprechen erreicht werden. Dieses Ziel verfolgt ein anderer Ansatz dadurch, dass Stottersymptome nicht vermieden, sondern verändert werden. Ein qualifizierter Therapeut zeichnet sich dadurch aus, dass er verschiedene Konzepte individuell kombinieren kann und auch Gefühle und Einstellungen des Patienten zum Stottern berücksichtigt.

Ziel der Therapie ist es vor allem:

  • Dem Stotternden die Angst zu nehmen.
  • Das flüssige Sprechen einzuüben.
  • Zu lehren, wie der Stotternde weniger anstrengende Sprechweisen in den Alltag übernehmen kann.
  • Ein Gefühl für den Sprech- und Atemrhythmus zu vermitteln.

Eine spezielle Methode der Therapie bei Erwachsenen ist das Fluency Shaping das auf eine Veränderung der Sprechweise abzielt und verhindern soll, dass das Stottern überhaupt auftaucht. Techniken sind beispielsweise der weiche Stimmeinsatz am Anfang des Wortes und das Dehnen von Vokalen. Außerdem lernen die Betroffenen, ihre Atmung zu kontrollieren

Bei Kindern unterscheidet man in der Therapie einen direkten und einen indirekten Ansatz. Der indirekte Therapie Ansatz konzentriert sich nicht auf das Problem an sich, sondern darum, Ängste abzubauen und die Lust am Sprechen zu fördern. Der direkte Therapie Ansatz hingegen, setzt dich unmittelbar mit dem Stottern auseinander um gezielt Blockaden entspannen zu können.

Gibt es Medikamente die gegen Stottern helfen?

Die „Pille gegen Stottern“ gibt es nicht. Es gibt Medikamente die das Stottern zwar vermindern, solange diese eingenommen werden, nach dem Absetzen kehrt das Stottern jedoch meist unvermindert wieder. So scheinen Medikamente, die zu einer Entspannung der Muskeln führen, zu wirken, während angstreduzierende Medikamente keine Wirkung zeigen. Wie bei allen Medikamenten, insbesondere bei längerer Einnahme, muss mit schädlichen Nebenwirkungen gerechnet werden. Daher empfehlen wir von Medikamenten abzulassen und einen professionellen Sprachtherapeuten aufzusuchen.

Was tun, wenn das Stottern in der Schule zum Problem wird?

Vor allem die Reaktionen der Mitmenschen lösen bei stotternden Menschen große Angst aus. Wenn sie sich jedoch entspannt fühlen, fließt meist auch die Sprache vergleichsweise unproblematisch. Es hilft, wenn Sie Ihrem stotternden Gegenüber ein wenig die Anspannung nehmen. Dabei helfen folgende Tipps:

  • Nehmen Sie ihn als Gesprächspartner ernst.
  • Hören Sie ihm ruhig und geduldig zu.
  • Lassen Sie ihn ausreden.
  • Unterbrechen Sie einen stotternden Menschen nicht und sprechen Sie nicht aus Ungeduld für ihn weiter.
  • Signalisieren Sie Aufmerksamkeit, indem Sie Blickkontakt halten.
  • Auch gut gemeinter Zuspruch wie „ganz ruhig“ oder „immer langsam“ verunsichern den Stotterer zusätzlich.
  • Vor allem: Machen Sie sich niemals über einen stotternden Menschen lustig.

Sinews MTI
Instituto de Terapia Multilingüe
Psicología, Psiquiatría, Logopedia
Cita en la Clínica

Niños de tercera cultura

Niños de tercera cultura

Hace poco, mi amiga Alice volvió a Madrid de visita. Me contó lo mucho que le estaba costando adaptarse a vivir y trabajar en el Reino Unido (de donde son sus padres, donde nació ella, pero donde no ha vivido desde los dos años). Después de un agradable paseo por El Retiro, se dio cuenta de que le faltaba la cartera. Acudimos a la comisaría para denunciarlo, y esperé de pie mientras ella detallaba el contenido de la cartera sustraída: tarjeta bancaria de Reino Unido, abono de transporte de Madrid, abono de metro de París (donde residen actualmente sus padres), carnet de conducir del estado de Illinois (EE.UU.), tarjeta de la biblioteca de San Diego (EE.UU.) … El agente que le tomaba la declaración no pudo contenerse más y exclamó: «¡Vaya, eres una auténtica trotamundos!» y Alice contestó, «No, solo soy una niña de tercera cultura.»

¿Qué significa ser niño de tercera cultura?

Hoy en día, debido a la globalización, el término «niño de tercera cultura» se oye cada vez más. No obstante, mucha gente todavía desconoce este «colectivo cultural» que pasa desapercibido (en gran medida) por países de todo el mundo.

«Niño de Tercera Cultura» o TCK (por sus siglas en inglés), también conocido como Individuo de Tercera Cultura o Inmigrante Encubierto, es un término que intenta agrupar a personas que se criaron o pasaron una parte importante de sus años formativos en un país diferente al país de procedencia de sus padres (1). Algunos expertos incluyen también a los hijos de padres de distintas culturas; los niños que se criaron en varios países diferentes sin llegar a echar raíces en ninguno de ellos; o los que crecieron estudiando en el extranjero. Así pues, estaríamos hablando de expatriados, hijos de misioneros, hijos de diplomáticos o de profesionales de ámbitos internacionales… entre otros.

Su primera cultura es la de los padres, o la que han establecido como base de la vida cotidiana familiar. La segunda cultura es la del país donde se han criado (o del país de residencia), y la tercera es la que nace de la experiencia de vivir y manejar las otras dos. Esta última identidad cultural es producto de ser de ambas y de ninguna al mismo tiempo. No solo se deriva de la exposición a múltiples culturas, sino que se trata de la creación de una mezcla (añadiendo algo extra).

Por supuesto, no todos los TCK son iguales, ya que no han compartido las mismas vivencias ni vienen del miso trasfondo, pero desde luego que sí que se identifican con otros TCK (2), y desarrollan un sentimiento de compañerismo, de identidad compartida y comprensión mutua. Un adolescente estadounidense que se crio en China tiene más en común y se siente más afín al hijo adolescente de un diplomático francés que creció en Camerún, que con otro joven americano o chino.

¿Qué ventajas tiene ser niño de tercera cultura?

Estos son algunos pocos de los increíbles puntos fuertes que comparten la mayoría de los TCK:

  • Inteligencia cultural: Para cuando terminan el bachillerato, los TCK han tenido la oportunidad de interactuar con personas de muchas culturas (amigos, compañeros de clase, vecinos, etc.), desarrollando por ello una notable capacidad de relacionarse con soltura, una mayor sensibilidad cultural y más amplia perspectiva global. Son más respetuosos de las diferencias culturales, siendo capaces de ponerse en el lugar de los otros y desarrollando la capacidad de construir puentes entre culturas. No es de extrañar que muchos de los mejores amigos de los TCK sean otros TCK o personas de entorno multicultural, siendo esto la norma para el resto de sus vidas. Mis dos hermanos son ejemplo de ello: uno está casado con una mujer china que conoció en California, y el otro se casará próximamente con una TCK de nacionalidad china que se crio en Japón.
  • Flexibilidad: Debido a que la mayoría de TCK están continuamente expuestos a grandes cambios (mudanzas, colegios nuevos, amigos nuevos, etc.), tienden a adaptarse con mayor facilidad y adquieren una resiliencia o flexibilidad que les fortalece durante cambios vitales y momentos difíciles.
  • Riqueza de conocimientos: Por lo general, los TCK han viajado más que otros chicos de su  edad y han estado expuestos a un mínimo de dos experiencias culturales diferentes, cada  una con su particular alijo cultural (literatura, historia, folclore, etc.).
  • Facilidad lingüística: Muchos TCK son bilingües (¡los hay que dominan tres o cuatro  idiomas!) y han estado expuestos a diversos sistemas fonéticos y tonales, lo cual  sienta  las  bases para aprender más idiomas.
  • Inserción laboral: A causa de todas estas características, los TCK son candidatos idóneos  para muchos puestos. Habitualmente dejan boquiabiertos a los equipos de recursos  humanos por sus conocimientos generales y su madurez.

¿Qué les puede costar más a los TCK?

Como ya se ha mencionado, no hay dos TCK iguales, pero muchos comparten alguno de los siguientes desafíos:

  • ¿»Mi hogar»?: A la mayoría de TCK les cuesta definir dónde está su «hogar». No es solo que podrían mencionar varios posibles sitios, sino que para muchos no se han sentido «como en casa» en ninguno de los lugares donde han vivido. Para algunos el hogar es donde estén los padres y los hermanos (incluso si todavía no han visitado su nuevo destino).
  • Identidad: Decididamente esto fue uno de los aspectos que más me costó a mí (¡y eso que tuve la suerte de ser una de cinco hermanos!). ¿Qué soy? ¿Americana? ¿Española? No me siento ni una ni otra al 100%. ¿Qué pasa cuando Estados Unidos se enfrenta a España para el oro olímpico? ¿Con quién voy? ¿Quién tiene mi lealtad? A veces, cuando les toca a los TCK volver a la cultura de la nacionalidad de sus padres, la que siempre les han dicho que es la suya, encuentran que no “encajan” bien, se sienten como unos extraños, aunque su apariencia sea como la de los demás. Aquí es donde se aplica el término «inmigrante encubierto». Muchos TCK buscan su identidad en personas, en lugar de países o nacionalidades.
  • Desarraigo, incapacidad para echar raíces: Se refiere al hecho de que, debido a cómo han crecido, les cuesta quedarse en un único lugar, necesitando un cambio y «pasar página».
  • Reticencia a implicarse emocionalmente: Después de un largo historial de perder amistades y otras relaciones interpersonales, o de ser los que “se quedan atrás”, los TCK se vuelven reacios a involucrarse en una relación significativa. ¿Para qué, si dentro de un par de años me volveré a mudar?

¿Todos los niños de tercera cultura necesitan o necesitarán terapia?

Por supuesto que no. Pero como ocurre con cualquier otro colectivo, algunos lo llevarán peor y en algún momento determinado puede ser beneficioso que trabajen con un terapeuta que esté familiarizado con los TCK y los desafíos a los que se pueden enfrentar. Además del refuerzo de identidad y el manejo del estrés, gran parte de mi trabajo como psicóloga con este colectivo gira alrededor del duelo no resuelto.

Muchos TCK tienen que mudarse cada pocos años y tienen que afrontar una serie de pérdidas importantes. No solo los amigos y familiares, sino también aspectos culturales con los que se identifican y que no estarán presentes en su nuevo entorno.

Además, los padres no sienten lo mismo y puede que no entiendan el duelo o no lo reconozcan como tal. A veces sencillamente hay una falta de tiempo para llevar a cabo un duelo en medio de tanto cambio (hacer las maletas, viajar, deshacer las maletas, empezar en un nuevo colegio, hacer nuevos amigos…).

¿Qué pueden hacer los padres para facilitar la transición?

  • Hablar con los hijos sobre el concepto de ser de tercera cultura. Muchas veces experimentarán una sensación de alivio al saber que no están solos, que hay gente por todo el mundo que ha pasado o está pasando por lo mismo que ellos.

  • Programar un tiempo antes del cambio para prepararse emocionalmente. Hablar de las  cosas que van a echar de menos y de cómo les hace sentir. Ayudarles a recopilar las señas  de los amigos y familiares que dejarán atrás. Involucrarles en el proceso de elegir una  nueva casa o colegio (mostrar fotos, hacer una visita virtual a través de Google Earth…).

  • Permitir un periodo después de la mudanza para el duelo. Muchas veces los padres reaccionan de forma muy natural ante un gran cambio concentrándose en lo positivo y animando a lo hijos a ver lo bueno de la situación, pensando que les ayudará. Animarles es bueno, pero también hay que acordarse de validar los sentimientos de dolor y pérdida. El duelo necesita ser reconocido y expresado.

  • Ayudarles a mantener el contacto con la identidad que han incorporado de su anterior «hogar», ya que ahora forma parte importante de ellos. Continuar siguiendo algunas costumbres típicas y otros aspectos culturales que se habían adoptado de sus países anteriores (ciertas fiestas, comida tradicional, adornos, aromas, etc.). Animar a los hijos a seguir conectados con los amigos que han dejado atrás (organizar sesiones de Skype, preparar paquetes con obsequios, etc.)

  • Buscar a otras familias multiculturales o TCK. Hacer amistades en el nuevo país es muy bueno, pero vuestros hijos también se beneficiarán si pueden relacionarse con otros chicos con los que pueden conectar a un nivel más profundo.

  • Vigilar su progreso. Nadie conoce a vuestros hijos mejor que vosotros. Tener presente cómo les van afectando los cambios, sabiendo que el estrés y la tristeza son habituales durante las transiciones. Es importante tener una comunicación abierta con ellos, y si pensáis que están teniendo bastantes dificultades, sabed que hay profesionales que pueden ayudarles a procesar y ajustarse a los cambios, así como orientaros en cómo ayudarles en casa.

Sinews MTI
Instituto de Terapia Multilingüe
Psicología, Psiquiatría, Logopedia
Cita en la Clínica

Food Quality, not Quantity, is Key to Health

Food Quality, not Quantity, is Key to Health

As an Integrative Nutrition Health Coach, I help clients establish nourishing habits in the kitchen and their broader lifestyle. A key step in this process is adopting a new mindset about food and body. Whether my clients are incorporating new breakfast options, meal prepping for the week, or prioritizing time to exercise, I encourage them to make these choices out of a desire for health and quality rather than a concern for weight and calories. Science shows this mindset shift is key to long-term health because it establishes a positive, sustainable relationship to food and body; one where the focus is on adding in good things to feel nourished and satisfied rather than avoiding the “bad” things.

A New Study: Quality Trumps Quantity

Results from a recent study published in JAMA and reviewed in the New York Times supports this gentler approach to eating. Obese participants were asked to focus on food quality, not calories. They were not given a calorie limit to follow, but instead encouraged to eat whole, nutrient-dense, minimally processed foods, cooked at home as much as possible. Half of the participants were taught how to eat a high-quality diet with healthy carbohydrates while the other half, a high-quality diet with healthy fats. After a year, both groups experienced weight loss.

Take-Home Message

The focus on quality, not quantity, proved to be a successful approach, regardless of whether they ate a greater proportion of healthy fats or carbs. Participants who lost the most weight said shifting focus to quality changed their relationship with food. They no longer ate in the car or in front of the television. This finding suggests a transformation I see with my clients as well.

When we focus on improving the quality of our food, we also upgrade the quality of our eating experience. We become more mindful of not only what we eat but how we eat. Rather than viewing mealtime as an ongoing struggle between temptation and willpower, we begin to appreciate it as an opportunity to slow down, check in with our body, chew our food more thoroughly, and savor the experience. And it’s here — when quality food is enjoyed in an intentional manner – where we experience the greatest satisfaction.

But as we shift our focus to quality, I want to offer one more insight. Weight — whether it’s weight loss or maintenance — should never be our end goal. Instead, I encourage my clients to identify how they want to feel each day: greater energy, well rested, fewer cravings, in control of their choices, or better digestion. And establish simple daily habits, such as prioritizing mealtime, that bring them closer to this feeling. Because it’s chasing this feeling, not our weight loss goals, that motivates daily choices, sustains habits and health, and allows our body to achieve balance, naturally.

Call or write to Sinews for your initial appointment today!

Sinews MTI
Instituto de Terapia Multilingüe
Psicología, Psiquiatría, Logopedia
Cita en la Clínica

Learning Disabilities

Learning Disabilities

This is the presentation that Valeria Ávila and Gloria Rios gave in January at King's College in Soto Viñuelas, one of the schools that outsources services with us.

Sinews MTI
Instituto de Terapia Multilingüe
Psicología, Psiquiatría, Logopedia
Cita en la Clínica

Tips para Sobrevivir una Temporada en el Extranjero

Tips para Sobrevivir una Temporada en el Extranjero

En mi opinión, y después de haberlo hecho en dos ocasiones, vivir una temporada en un país extranjero es una de las experiencias más enriquecedoras que cualquier persona podría vivir, incluso cuando esta experiencia no es siempre tan sencilla como pensamos ni está exenta de dificultades.

Cuando hacemos las maletas solemos cargarlas de ilusión y nos centramos en todo lo positivo que esta nueva aventura nos va a traer. El aprendizaje de un nuevo idioma, los nuevos amigos, todos los lugares que vamos a conocer, lo viajes que vamos a realizar… pero pocas veces pensamos en todos los obstáculos que nos podemos encontrar en el camino hasta alcanzar nuestros objetivos.

Al llegar a ese nuevo lugar, estamos deseosos de explorar la ciudad, las personas y sus peculiaridades, la gastronomía, las fiestas… en definitiva, todo lo que rodea ese nuevo y excitante destino. Es en este momento cuando solemos experimentar lo que llamamos la fase de “la luna de miel”, una fase en la que todo nos parece maravilloso y sentimos euforia, entusiasmo, curiosidad y fascinación tanto por el nuevo país en el que nos encontramos como por su cultura. Tampoco podemos olvidarnos de que no todo el mundo pasa por esta fase y que hay personas que pueden sufrir desde un primer momento las dificultades de las que hablaremos a continuación.

Después de un tiempo, cuando ya ha transcurrido la fase de “la luna de miel”, puede que empecemos a echar mucho de menos todo lo que hemos dejado en nuestro país de origen y a sentir que todo aquello que en un principio nos parecía atractivo y maravilloso acerca del nuevo lugar en el que nos encontramos empieza a interesarnos menos. Puede que incluso empecemos a percibir de modo negativo algunas de las cosas que antes nos atraían de la nueva cultura en la que nos encontramos y es entonces cuando empezamos a apreciar de una manera más profunda las diferencias entre nuestra cultura y la nueva en la que estamos conviviendo. A esto lo llamamos “choque cultural” y es una fase totalmente normal dentro del proceso de adaptación.

Algunas de las cosas que pueden ocurrir en esta fase son, por ejemplo, que nos sintamos cansados e irritados por el hecho de tener que hablar en la nueva lengua, que nos frustremos cuando no seamos capaces de entender lo que ocurre o lo que nos dicen en una determinada situación o que nos tengamos que adaptar a los formalismos propios de la cultura. Empezamos a magnificar las cosas negativas del nuevo lugar en el que vivimos, a sentirnos bajos de ánimo y con menos ganas de seguir con la experiencia.

Superar estas dificultades a veces no es algo sencillo, pero créeme, merece la pena intentarlo. Vivir en un nuevo país no solo te hace descubrir un nuevo lugar, una nueva cultura o nuevas personas; también te hará descubrirte a ti mismo, te hará más flexible, más independiente, más resolutivo… Y como merece la pena intentarlo, aquí van algunos tips que te pueden ayudar a superar algunas de las dificultades a las que puedes enfrentarte durante tu aventura:

Identifica cuáles son tus objetivos a la hora de enfrentarte a esta nueva experiencia.

Para muchos será adquirir una nueva lengua, poder viajar y vivir un año en un lugar nuevo y lejos de casa, relacionarte con personas de otras culturas, etc. Busca tus razones para estar aquí y mantenlas siempre presentes. Puede que el camino no sea fácil, pero si tenemos una razón para mantenernos aquí, será más sencillo que sintamos que enfrentarnos a estas dificultades merece la pena.

La rutina es difícil de mantener cuando empezamos de cero y en un lugar nuevo, pero ayuda.

Intenta adaptarte a los horarios de la ciudad en la que estás, mantén patrones de sueño y alimentación regulares en la medida de lo posible y recuerda intentar incluir algo de ejercicio en tu rutina diaria.

Los hobbies son importantes.

No te olvides de las cosas que te hacían disfrutar en casa. Si te gusta leer, bailar, cocinar, tocar un instrumento o pintar, busca un hueco en tu rutina para ello. Si no tenías ningún hobbie en tu ciudad de origen o éste es imposible de mantener (pongamos de ejemplo que tu pasión es el surf y vives en Madrid) seguro que puedes encontrar miles de opciones con las que experimentar en tu nuevo destino.

Potencia las relaciones sociales.

Hacer amigos no siempre es tan fácil como pensamos y más si queremos relacionarnos con locales. Intenta conocer gente nueva con la que compartas intereses, busca amigos en tu lugar de trabajo y estudio y si es difícil encontrarlos allí no te olvides de que hay miles de lugares más donde puedes relacionarte con gente nueva. Los intercambios de idiomas suelen ser un buen lugar para conocer tanto locales como otros extranjeros y además hay cientos de actividades grupales en las que puedes encontrar personas con las que hablar. Ayúdate de tus hobbies, y busca actividades relacionadas con ellos para encontrar amigos con intereses similares a los tuyos.

Procura no aislarte y mantener las conexiones que vayas haciendo en tu viaje.

Di que sí a todos los planes que puedas, igual la película a la que te proponen ir o la exposición a la que tus amigos estaban pensando acercarse no es el plan que más te convence del mundo, pero puede merecer la pena ir solo por pasar un buen rato con amigos.

Mantente en contacto con las personas queridas que dejaste en tu ciudad de origen.

Hablar con nuestros amigos cercanos y nuestra familia puede ayudarnos a sentir el apoyo y el calor de casa y nos puede aliviar cuando sintamos morriña.

No tengas miedo a pedir ayuda.

Si la adaptación está siendo muy dura, si te encuentras triste o tienes ansiedad, hay muchos lugares a los que puedes acudir. Habla con tus compañeros de programa o trabajo, comparte lo que te pasa y recuerda que siempre tienes profesionales con los que puedes contar. En Sinews estamos esperándote con las puertas abiertas para ayudarte a superar todas las dificultades con las que te puedas encontrar durante tu aventura.

Departamento Psicológico, Psicoterapéutico y Coaching
Saray Cáliz Aguilera
Psicóloga
Adultos
Idiomas de trabajo: Español e inglés
Ver su Curriculum

Everyday Dal + A Two-Minute Reset

Everyday Dal + A Two-Minute Reset

There’s something about starting a new year – even though, technically, I know nothing has changed between the 31st and the 1st – that makes me feel lighter, refreshed, and inspired. It may be due, in part, to the rituals we collectively partake in as a society to ring in the New Year; fireworks, parties, special meals. But I believe a larger piece of the puzzle is the simple act of pausing and taking time off that allows the space for our energy, mood, and perspectives to reset.

But we don’t need to wait for January for a fresh start. We can create this space any day, any month. And I want to capitalize on the momentum of the new year to share a two-minute strategy I use to reset and get clear on my intentions, whether they’re for the New Year or just the day ahead. And it starts with a question for you:

Do you ever pause during the day to check in with yourself?

And by pause, I mean, stop what you’re doing, close your eyes, get still and check in with your body. Sounds crazy, right? But it’s a legit question. Because no matter how much we resist carving out time to slow down and quiet our mind during the day, the truth is, this simple act is the catalyst to make changes in our habits, behaviors and routines.

Most of our day is on auto-pilot. We spend so much time in our head — thinking, worrying, analyzing, judging — that we’re out of touch with our body, unaware that we’re running through the motions and disconnected from how food and our thoughts make us feel.

So whether your intention this year is to eat more mindfully, be more present with your family, or be less reactive at work, building in an introspective pause to check in (and practicing it daily!) is key to truly living in our bodies and breaking the cycle of automaticity.

Whether it’s through yoga, meditation, deep breathing, or the strategy I’m sharing below, research shows these activities can lower heart rate, reduce cortisol levels, blood pressure, inflammation, and anxiety, strengthen immunity, and more. This is the mind-body connection at work!

Two-Minute Reset for Calm, Clarity & Focus

This is a two-minute exercise that can be done anytime, anywhere to reconnect with your body and create calm, quiet space in your mind. Ideally, you’re able to close your eyes. If you’re driving, you’ll obviously want to keep them open.  Practice this daily and notice the difference it makes in how you feel. In the first week you might want to schedule a reminder on your phone or calendar. But after a while, your body (and mind!) will start to crave this moment of peace and calm in your day, and intuitively know when you need to check in. If you’d like extra guidance during the reset, this 6 minute meditation is a great companion to get you out of your head and into your body.


Take a moment and settle into your chair. Place one hand on your belly, one hand on your heart. Close your eyes and take two minutes to breath slowly, deeply. Focus your attention on relaxing the muscles in your forehead, then around your eyes, then in your neck and shoulders, allowing your attention to gradually move from your head down through your body. Let your thoughts come and go and maintain attention on your breath and relaxing the muscles in your body.


And in terms of food, this Everyday Dal is the ultimate reset, whatever your need. It’s been one of my go-to recipes for years now, whether I need something easy to make from pantry ingredients or a quick, warm and nourishing meal. I also turn to this dal for a make-ahead breakfast during the winter. Yep, breakfast soup is a regular in my house. With all six tastes and good protein and fat (much easier to achieve with savory breakfasts), this dal is grounding, fights cravings and inflammation, and stabilizes blood sugar to keep me going until lunch. Plus, it’s just delicious to eat and gets my day started on a happy note.

Here’s to wishing you all a nourished and grounded 2018!

Everyday Dal

Serves 6

Notes: Relying primarily on pantry and freezer staples such as spices, lentils, beans and frozen peas and spinach, this is my top go-to, quick and hearty meal that’s also one of the most nourishing. The range of spices in this dal supply antioxidants, support gut health and fight inflammation. Frozen vegetables are frozen just after picking, thereby retaining more nutrients than what some fresh produce shipped a long distance can offer. Recipe calls for fresh carrots and broccoli and frozen peas and spinach. I typically always go for the frozen bunch, because they’re, well, always on hand. But feel free to adapt the fresh additions to what you have at the moment; cauliflower and sweet potato are also nice options.

  • 2 Tbsp. ghee (or coconut oil)
  • 3 Tbsp. minced ginger, divided (3 in. or 7.6 cm piece of ginger)
  • 2 cloves garlic, minced
  • 2 Tbsp. curry powder
  • 1 tsp. chipotle chilli powder (or half smoked paprika & half regular chilli powder)
  • 1 tsp. ground cumin
  • 1.5 tsp. ground turmeric
  • 2 Tbsp. tomato paste
  • 2 cups (400 gr.) red lentils, rinsed and drained
  • 6 cups (1.4 L) water
  • 2 tsp. salt
  • 1-15 oz. can of chickpeas, drained (optional)
  • 1-15 oz./400 ml can of coconut milk
  • 2 medium carrots, sliced in half-moon shapes
  • 1 small head (~280 gr) broccoli, cut into florets
  • 1 cup (130 gr) frozen peas
  • 1 scant cup (110 gr.) frozen spinach
  • Juice from 1/2 lemon
  • Toppings: Fresh cilantro, toasted cashews

  1. Heat ghee in a large Dutch oven or heavy-bottomed soup pot over medium to medium-high heat. Add HALF the ginger, all the garlic and spices (curry powder, chilli powder, cumin and turmeric). Stir to combine with ghee and cook 1-2 minutes, or until spices are fragrant.
  2. Stir in tomato paste, then lentils. Add water and salt and cover. Raise heat to high, bring to a boil, then reduce to simmer for 10 minutes.
  3. Add chickpeas if using, coconut milk, and carrots. Simmer another 5 minutes, covered, then add broccoli, peas and spinach. Cook 5-10 more minutes, covered until carrots are just tender.
  4. Stir in the juice of 1/2 lemon and the second half of minced ginger. Taste, adjust for salt and acid. Ladle dal into individual bowls and finish with toppings of choice.

Sinews MTI
Instituto de Terapia Multilingüe
Psicología, Psiquiatría, Logopedia
Cita en la Clínica

ME GUSTARÍA AYUDAR A MIS HIJOS CON SUS DEBERES, PERO… ¿CÓMO?

Me Gustaría Ayudar a Mis Hijos com Sus Deberes, Pero… ¿Cómo?

Algunos niños desarrollan sus propias estrategias cuando tienen que estudiar o trabajar en proyectos.  Otros no lo hacen porque nadie les ha enseñado cómo hacerlo. Las técnicas de estudio y los hábitos de trabajo pueden ser enseñados y aprendidos. A muchos padres les encantaría poder ayudar a sus hijos en estas áreas, pero no saben cómo.

Lo primordial es intentar ser paciente. Ayudar a los propios hijos con los deberes puede ser todo un reto. Algo que puede ser muy fácil para un adulto, puede representar todo un mundo para un niño.

En segundo lugar, piensa en todas las actividades que llevas a cabo a lo largo del día. La mayoría son hábitos. Crear hábitos es algo esencial, ya que, cuando lo haces, es más fácil recordar que se debe hacer y, por tanto, comenzar con la tarea. Se llega a convertir en algo casi automático. Por esta razón, sería de gran utilidad si puedes ayudar a tus hijos con esto. Algo que puedes hacer establecer una rutina con ellos: recogerles del colegio, llegar a casa, tomar algo de merienda y comenzar a hacer los deberes, dejándoles hacer algo que les apetezca o que les guste después de terminar (dibujar, jugar, ayudar a preparar la cena, etc.).

Pregúntate si tus hijos tienen un ambiente de estudio adecuado para llevar a cabo sus tareas. Este aspecto es algo que muchas personas no tienen en cuenta, pero es un factor importante también. Intenta asegurarte de que la habitación donde hacen los deberes y estudian:

  • Tiene una adecuada ventilación.
  • La temperatura se sitúa entre 18 y 22 grados.
  • Tiene una silla y una mesa cómoda y adecuada para su edad y tamaño.
  • Hay suficiente luz solar.
  • Retira todo aquello que puede ser una fuente de distracción (videojuegos, televisión…), dejando solo el material necesario.

Ten en cuenta que es muy importante estudiar siempre en el mismo sitio y a la misma hora, así que trata de reservar un sitio en casa para tus niños.

Y ahora… ¿qué?

  • Recuerda siempre que ayudar no significa hacer todo por la otra persona. Se trata más bien de servir de guía, pero dando autonomía al mismo tiempo. Dales siempre la oportunidad de que primero ellos intenten hacer la tarea por sí mismos.
  • Cuando sea la hora de comenzar a hacer los deberes, puedes pedirles que comprueben su agenda (al principio puedes hacerlo tú con ellos) para planificar así el resto del día. Si tus hijos no saben por dónde empezar o se sienten abrumados fácilmente por todo aquello que deben hacer, ayúdales a hacerse un horario o un plan de trabajo diario/semanal. Podéis dividir la tarea en pequeños pasos para que parezca menos trabajo que abordar. Esto les permitirá centrarse en una actividad a la vez.
  • Animales a tomarse descansos periódicamente. La capacidad atencional es limitada. Tus hijos no aprenderán más por el simple hecho de permanecer sentado en una silla durante horas.
  • Si hay algo que no sepan cómo resolver, no les des directamente la respuesta al ejercicio. No les harás ningún favor. Si obtienen de esta manera la respuesta correcta, no prestarán atención en clase cuando el profesor lo explique y no aprenderán el procedimiento. Es mejor tratar de explicarles cómo proceder y dejar después que intente hacerlo solo para que trate de resolverlo por sí mismo.
  • Podéis hacer una “lista de control” juntos, incluyendo aquello que tus hijos necesitan llevar al colegio cada día (libros, proyectos, …) y colgarlo de algún sitio visible en la habitación. Pídeles que revisen con la lista, lo que pueden necesitar para el día siguiente antes de irse a la cama, para poder ponerlo en su mochila y marcar los elementos que aparecen en la lista una vez está hecho.
  • Es esencial darles refuerzo positive por cada paso que den, incluso por los pequeños. Piensa en cómo te sientes tú cuando, por ejemplo, tu jefe te dice el excelente trabajo que has hecho. Ese refuerzo puede consistir en palabras de reconocimiento que les haga conscientes del esfuerzo que han dedicado a la tarea o que pueda expresar el aprecio y satisfacción por el trabajo realizado. También puedes utilizar contacto físico para reforzarles (un abrazo, una caricia en la cabeza…).

¿Y qué es lo que deberías tratar de evitar?

  •  Intenta no darles demasiada importancia a las notas. Es el esfuerzo lo que debe ser recompensado. A veces puede ocurrir que el resultado no es todo lo bueno que los padres esperan, pero esto no significa que tus hijos no hayan estado trabajando mucho. Hay muchos factores que pueden estar influyendo en las notas de tus hijos.
  • Si crees que el colegio manda muchos deberes, habla con los profesores directamente. Intenta no protestar sobre esto delante de tus hijos. Trata de colaborar con el colegio en todo lo posible. El diálogo es crucial para comprender todos los puntos de vista.
  • También es importante no sobrecargar a los niños con demasiadas actividades. En ocasiones, tienen tardes completas totalmente llenas de actividades extracurriculares, además de los deberes. Intenta adaptar dichas actividades a sus gustos. Por supuesto, no se debe restar horas de sueño a los niños debido a estas tareas.
  • No conviertas realizar deberes el centro de vuestra vida familiar. Recuerda que son niños y también necesitan jugar, relajarse y pasarlo bien contigo. Todo esto también contribuye a un desarrollo saludable.

Si ya has intentado ayudar a tus hijos en casa y sientes que no funciona o que esta intervención está teniendo un impacto negativo en vuestras relaciones familiares, no desesperes. Esta situación puede ser abrumadora para muchos los padres.

¿Has pensado alguna vez en la idea de contratar a un profesional para realizar este trabajo por ti?

Sinews ofrece un amplio rango de posibilidades que pueden adecuarse a tus necesidades:

  • Especialistas en dificultades de aprendizaje que ofrecen apoyo académico dentro del aula, para que el estudiante esté acompañado durante las clases, de modo que el apoyo sea personalizado y totalmente adaptado al curriculum académico.
  • Especialistas en dificultades de aprendizaje a domicilio: el especialista puede ayudar al niño a superar dichas dificultades en la lengua vehicular del colegio al que asiste.
  • Apoyo académico especializado en Sinews: los tratamientos para dificultades de aprendizaje también se ofrecen en nuestras instalaciones.

No dude en contactarnos por e-mail o visitarnos aquí .

Sinews MTI
Instituto de Terapia Multilingüe
Psicología, Psiquiatría, Logopedia
Cita en la Clínica

¿Alguna vez te has preguntando cómo aprendes?

¿Alguna vez te has preguntando cómo aprendes?

Aunque pasamos gran parte de nuestra vida estudiando o trabajando, a la mayoría de nosotros, nadie nos ha enseñado nunca cómo hacerlo de la manera más efectiva posible. Tratar de aprender algo no debería implicar simplemente leer un texto una y otra vez, para después intentar repetirlo. Aprender significa llevar a cabo tres acciones básicas: exposición al material, revisión y práctica del mismo.

Hay muchos procesos cognitivos implicados en el aprendizaje: memoria a corto y largo plazo, capacidad atencional, funciones ejecutivas, percepción, lenguaje, etc.

El mejor modo de aprender es llegar a conocer todos estos procesos, sus límites y las estrategias para hacerlos funcionar de la mejor y más efectiva forma posible. A esto lo llamamos metacognición.

¿Qué puedes hacer para mejorar tus habilidades para el estudio?

Empecemos con las condiciones ambientales:

  • Es fundamental elegir tu propio lugar de estudio, con una mesa y una silla cómodas. Un lugar que no tenga distracciones (acceso a videojuegos, televisión, etc). Una ventilación y temperatura apropiadas (entre 18 y 20 grados) son también consideradas necesarias. Así mismo, ten en cuenta la importancia de la cantidad de luz; si es posible, aprovecha la luz indirecta del sol. Si eres diestro, la luz debe venir de la izquierda y si eres zurdo, de la derecha. ¡Evita los tubos fluorescentes! Harán que tus ojos se cansen fácilmente.
  • También es importante estudiar siempre en el mismo lugar y a la misma hora. Cada vez que estamos en un sitio nuevo, tendemos a explorar, así que nos distraemos. Por esta razón, debemos considerar tratar de estudiar siempre en el mismo sitio. Intenta encontrar cuál es la mejor hora del día para estudiar para tí. Algunas personas se concentran más durante las mañanas y otras por la tarde.
  • Para evitar sentirte desbordado, coge solamente el material estrictamente necesario para la asignatura o proyecto en el que estés trabajando en ese momento. Cuando termines, coloca ese material en su sitio y coge lo siguiente que necesites.
  • Duerme tantas horas como necesites y come de la forma más saludable posible. Tu cerebro necesita descansar y alimentarse adecuadamente. Si no das a tu cuerpo lo que necesita, no serás capaz de recordar información, prestar atención o planificar los pasos necesarios para llevar a cabo una tarea.
  • Establecer objetivos es también es esencial. Éstos deben ser claros, concretos, a corto plazo y realistas. Escríbelos, y así no los olvidarás. Te recordarán el camino que debes seguir cuando “te pierdas”.  ¡Recompénsate por tus logros! Ve al cine, cómete tu snack favorito, cómprate bombones, … tan pronto cómo consigas cada uno de tus objetivos.
  • Exponte a los contenidos que quieras aprender de forma activa: no te limites simplemente a leer una y otra vez lo que tienes que estudiar. De esta forma, probablemente lo olvidarás al día siguiente. Tu cerebro necesita trabajar y procesar la información de formas diferentes. Pregúntate qué sabes sobre el contenido que vas a leer; escribe dudas y busca las respuestas; busca información adicional en varios formatos (libros, vídeos, apuntes); crea mapas mentales, etc. Recuerda que no es una cuestión solamente de memorizar palabras o fórmulas para los exámenes, es cuestión de interiorizar lo que realmente necesitas saber.
  • Práctica: realiza simulacros de examen en casa antes del examen real e intenta hacerlo con las circunstancias más parecidas posibles (tiempo permitido, tipo de preguntas…), explica lo que has aprendido a alguien o forma un grupo de estudio para compartir ideas.

Mira la siguiente pirámide de aprendizaje. ¿Sabías que sólo retenemos el 10% del material que leemos? ¿o que, enseñando a otros, nuestro cerebro es capaz de retener el 90%?

Pirámide de William Glasser

¿Quieres saber más?

Cuando estamos estudiando o trabajando, uno de los mayores obstáculos que nos encontramos en nuestro camino es el manejo del tiempo. La mayoría del tiempo, tenemos demasiadas cosas que hacer y muy poco tiempo. Es muy común procrastinar, no saber por dónde empezar o simplemente perder el tiempo

Una adecuada planificación te ayudará a:

  • Controlar tu rendimiento diario y eficiencia; así podrás ajustar tu trabajo a tus demandas académicas o laborales.
  • Crear un hábito de estudio; de esta manera, no te resultará tan difícil empezar tus tareas. Esto también ayudará a mejorar tu capacidad de concentración.
  • Utilizar tu tiempo: si planificas adecuadamente lo que tienes que hacer, verás que no solamente tiempo para las obligaciones, sino también para disfrutar de tiempo libre.

No olvides que una planificación apropiada debe ser, principalmente, operativa. Esto significa que debe ser útil para alcanzar los objetivos realistas y concretos que te propongas. Compartir tus objetivos con tus amigos o familiares te ayudará a comprometerte a cumplirlos.

Si sientes que el manejo del tiempo es uno de tus problemas, echa un vistazo a los siguientes consejos

  • Realiza una lista diaria o semanal de cosas que hacer.  En lugar de pensar en todo aquello que debes hacer, escríbelo. Te ayudará a no olvidar nada importante.
  • Prioriza. Asigna un orden de prioridad a los asuntos de tu lista y trata de seguir un orden desde el más importante/urgente al menos.
  • Haz tu propio horario. Hay ciertas cosas que se deben hacer a una hora determinada. Un horario te  ayudará a visualizar el tiempo real que tienes a lo largo del día para hacer lo que planeas. Esto incluirá tiempo libre, así que también verás los beneficios de realizar aquello que debes a la hora apropiada. Si necesitas estudiar varias asignaturas, ten en cuenta que es mejor comenzar por aquella que sea de dificultad media, seguir por una de dificultad alta y terminar con una que te resulte sencilla. Tómate un descanso cada 45-50 minutos y aprovecha para ir a por un vaso de agua, hablar con alguien o escuchar música durante unos 10-15 minutos.
  • Intenta no realizar varias tareas a la vez. Cuando nos sentimos sobrepasados por todas las cosas que debemos resolver, intentamos hacerlo todo a la vez, pero esto sólo nos lleva a no terminar nada.
  • Mantén un espacio limpio y ordenado a tu alrededor. Intentar encontrar algo es una forma típica e innecesaria de perder tu tiempo. Puedes evitarlo manteniendo cada cosa en su sitio.
  • No procrastines: la razones principales por la que retrasamos el momento de empezar a hacer algo suelen ser el miedo al fracaso o el no saber por dónde empezar. ¿Qué podemos hacer para intentar evitar esta situación?
    • Identifica la tarea que estás evitando. Divídela en pequeñas partes. Escribe estas partes formando una lista de pasos y colócala en un lugar donde puedas verlo. Ve tachando los pasos que vayas completando.
    • Si tienes cinco minutos para llevar a cabo una tarea, entonces elige una tarea que te vaya a llevar esa cantidad de tiempo y esfuérzate por trabajar durante ese período.
    • Trata de no ser tan perfeccionista. Da lo mejor de tí mismo cuando estés desarrollando un proyecto pero date cuenta de que no siempre va a quedar perfecto.
    • Concéntrate en tu objetivo final y piensa en la satisfacción que sentirás cuando lo consigas.

Recuerda que también es importante que te evalúes a tí mismo periódicamente: pregúntate que estás haciendo bien y qué puedes estar haciendo mal y no tengas miedo de cambiar aquello que veas que no está funcionando.

No hay un método único e infalible que funcione para todo el mundo, así que intenta encontrar el tuyo propio. Todos tenemos necesidades y habilidades diferentes.

Si, después de leer este artículo, aún sientes que no puedes hacerlo tú solo, pide ayuda. Un especialista en aprendizaje de Sinews puede guiarte a través del, en ocasiones, difícil camino del aprendizaje. A través de varias sesiones de entrenamiento aprenderás a cómo organizarte, técnicas mnemotécnicas o cómo resumir.

Sinews MTI
Instituto de Terapia Multilingüe
Psicología, Psiquiatría, Logopedia
Cita en la Clínica